Enseñanza Holística

La piel vista con otros OjOs

LA PIEL vista con otros ojos

SOMOS SERES ELECTROMAGNÉTICOS, por tanto, nuestra piel es CONDUCTORA. ¿Quién no ha sentido alguna vez la sensación de “ponérsele los pelos de punta”? Es nuestra ENVOLTURA,  de ahí que funcione nuestra detección cuando practicamos RADIESTESIA y GEOMANCIA. También, por esa cualidad inherente, la piel es la que permite que interactuemos con las pantallas en los últimos juegos  del mercado.

Representa en el ser humano biomagnético el MAYOR ÓRGANO del cuerpo y actúa con distintas funciones en nuestro organismo.

Gracias a mi formadora, Cecilia  Plaza Serrano, CPS, una experta y revolucionaria en este campo, aprendí a ver la piel con otro enfoque, enfoque científico y riguroso , mucho más rompedor que el tradicional de diagnóstico clasificatorio en tres tipos de pieles . En su metodología se observa la piel desde otro concepto de DIAGNÓSTICO Y PROTOCOLO, actuando en las causas que la afectan y no en los síntomas que presenta. Así, corrigiendo la causa, se elimina el síntoma.

Esto mismo, la búsqueda de la CAUSA, me lo transmitía un buen amigo en Medicina tradicional china MTC: ” El árbol que tienes delante no suele dejarte ver el bosque que hay detrás. Busca la causa para erradicar el síntoma. “.

Por tanto, todas las pieles se comportan como una sola, su conformación estructural es la misma. La piel es piel, un órgano vivo único e inclasificable. No hay diferencia si tu piel es negra o blanca, si es la de un bebé o la de un abuelo, si eres hombre o mujer; es un ÓRGANO, de la misma manera que se ve y se trata un PULMÓN. Hay que trabajar la piel, su tratamiento, independientemente de la edad, la raza, género o zona a tratar. El foco estará en el estado de la constitución de los diferentes tejidos que la conforman.

Importancia del PH y el baño

La piel tiene una PH ácido de 5´5; luego es ácida.

En general, un agua con un pH < 7 se considera ácido y con un pH > 7 se considera básica o alcalina. El rango normal de pH en agua superficial es de 6,5 a 8,5 y para las aguas subterráneas de 6 a 8,5.

Cualquier tipo de agua afecta al pH de nuestra piel . Ser consciente de que su PH es distinto a nuestra piel te ayudará a elegir tus dosis correctas de ducha y baño.

¿ Cómo son sus estructuras ?

La piel “cuenta lo que le ocurre” expresando nuestras emociones, nuestro estilo de vida y nuestra salud. Los expertos saben leerla y descifran lo que le ocurre: manchas, patas de gallo, arrugas, acné, rosácea, atopía, color, deshidratación, granitos, ronchas…expresan una alteración. La piel “cuenta” sus mensajes con síntomas o disfunción.

Son 3 las capas “oficiales” las que configuran la piel en un ser humano. De externa a interna:

0. Manto Epicutáneo hidrolipídico ( no se considera capa). El Protector desde que nacemos. Invisible barrera de protección, FILM, que tiene una emulsión perfecta de sudor y grasa.  Impide la penetración de ciertos gérmenes, bacterias, virus o cualquier otro microorganismo oportunista y establece el PH 5.5 como barrera de defensa. Importantísimo mantenerlo en EQUILIBRIO natural, es un tesoro insustituible.  Evita la contaminación por diversos microorganismos, virus, bacterias, hongos…que encuentran en la piel desprotegida cuando no existe, su caldo de cultivo.

1. Capa Epidérmica. Parte más externa de la piel con distintos estratos. Desarrolla un comando inmunológico, reparador, barrera y comunicador. Evita tener sus estructuras de PROTECCIÓN deficientes y deprimidas.

2. Capa Dérmica. Responsable de la flexibilidad de la piel, de su resistencia mecánica y de la regulación de la temperatura del cuerpo.

3. Capa Hipodermis: la que aloja los adipocitos.

-LA PIEL, EL TRAJE CON EL QUE NOS VESTIMOS

LA BUENA SALUD de nuestra piel depende de su CALIDAD y en nosotros está el cuidado de nuestra alimentación, de la gestión de nuestras emociones, de los productos cosméticos inadecuados que no respetan nuestro film hidrolipídico y que pueden contener parabenos o sustancias que lo alteren, de los tóxicos como el alcohol y el tabaco, de la excesiva exposición solar, del  excesivo stress, del ejercicio exagerado, de la falta de estrógenos, y de agentes aceleradores del envejecimiento cutáneo como el exceso de calor, el frío y el viento.

( volver )

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies